Agencia Telam: En la Catedral recibirán donaciones para los afectados hasta las 20

Un total de ocho camiones con ropa, alimentos y colchones se llenaron con las

donaciones de cientos de ciudadanos porteños que continuaban esta mañana llegando a la catedral metropolitana, para ayudar a las víctimas del trágico temporal que afectó la Capital Federal, el conurbano y la Ciudad de La Plata.

A partir de una iniciativa de la Red Solidaria, las escalinatas de la catedral se convirtieron en escenario de un incesante peregrinar de porteños que acercaban bolsas y cajas con todo tipo de donaciones.

En el operativo de recepción participan integrantes del movimiento Scouts de Argentina y efectivos de la Policía Metropolitana, así como decenas de voluntarios anónimos que se acercaron a ofrecer su tiempo.

 

Walter Bo, de la Red Solidaria y propietario de los camiones, explicó a Télam que "en estos momentos se está llenando el octavo camión, con colchones sobre todo, y ya está preparado el noveno" con donaciones que se reciben hoy hasta las 20 en la puerta del templo ubicado frente a la Plaza de Mayo.

La mercadería -ropa, alimentos no perecederos, agua y artículos de higiene- se transporta hasta la sede de Cáritas en La Plata, en la calle 7 y 125, y desde allí se distribuyen a los distintos centros de evacuación de la ciudad platense, en la que murieron 51 personas a causa del trágico temporal.

Efectivos de la Metropolitana custodian los camiones hasta el peaje de Dock Sud y desde allí son seguidos por patrullas de la policía bonaerense, para evitar saqueos y cualquier otro tipo de incidentes.

Sentadas en las escalinatas de la catedral, Oriana, Florencia, Agostina y Manuela -de entre 16 y 18 años- le contaron a Télam que se acercaron a colaborar -algunas desde General Rodríguez- porque quedaron "impactadas" con las imágenes que vieron estos días por la televisión.

"Estudio trabajo social y esto tiene que ver conmigo. Ví imágenes tremendas y por eso estoy acá", le dijo Oriana a Télam mientras no dejaba de armar cajas.

"Quería ayudar de alguna manera a la gente afectada y por eso vine a dar una mano", agrega Manuela, cuya familia vive en La Plata pero no fue afectada por las lluvias.

En una fila de por lo menos veinte personas, Verónica -que vive en Colegiales y trabaja en el Banco Central de Plaza de Mayo- lleva una bolsa reciclable de supermercado llena de elementos de higiene personal.

"Me conmueven los testimonios, nunca pasé una desgracia semejante y quería ayudar de alguna manera. El fin de semana buscaré hacer otras cosas y poder seguir colaborando", cuenta muy emocionada.

Ayelén, otra mujer con lágrimas en los ojos, dijo que es de Quilmes y trabaja en Capital. Antes de entrar a su oficina, también dejó su colaboración. "No me sobran las cosas, pero junté algo de ropa de mi placard y lo traje", expresó.

En tanto, decenas de autos detenían su marcha y eran ayudados por los voluntarios para descargar de sus baúles cajas y bolsas con más donaciones.

En un costado, se apilan artículos para el hogar -como sillas, televisores, equipos de música, caloventores, bañaderitas para bebés, hasta muletas y andadores- que se destinarán a una segunda etapa: la reconstrucción de las casas inundadas.

Jorge Carcavallo, sobrino de Aníbal Troilo, dijo a Télam que para el sábado 13 de abril en el club Huracán de Parque Patricios se organizará una "gran milonga solidaria", junto con la Academia Nacional del Tango, Cáritas y la Asociación de Organizaciones de Milonga.

"De la solidaridad tenemos que pasar a la fraternidad, para seguir acompañando -más allá de la emergencia- a nuestros hermanos que sufren", sostuvo.

Ante semejante ola de solidaridad, todavía parecían resonar en las escalinatas de la catedral las palabras que el papa Francisco dijo aquel día de inicio de su pontificado en un sorpresivo llamado a los fieles en Buenos Aires: "Caminemos todos juntos, cuidémonos los unos a los otros, cuídense entre ustedes, no se hagan daño".

Ver nota completa:  http://www.telam.com.ar/notas/201304/12636-en-la-catedral-se-siguen-recibiendo-donaciones-para-los-afectados-por-el-temporal.html

volver arriba
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion

  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad
  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño