Diario Página 12, Buenos Aires: “Un desborde de generosidad”

EL PAIS › DESDE LA CATEDRAL, RED SOLIDARIA ENVIO MAS DE CUATRO CAMIONES CON AYUDA

“Todo el país quiere participar –afirma Juan Carr–, empezamos a tener un desborde de generosidad que es conmovedor.” La convocatoria fue en la Catedral, donde decenas de voluntarios recibieron los donativos.

Cuando el tercer camión repleto de colchones, ropa y comida partió con destino a La Plata, el centenar de voluntarios que se encontraba en las escalinatas de la Catedral Metropolitana estalló en un aplauso breve. Luego de ese festejo medido y sin perder más tiempo, los vecinos y grupos de Scouts que se habían acercado a colaborar con la iniciativa continuaron con las tareas solidarias.

La Catedral se había convertido, a partir de una propuesta de Red Solidaria, en uno de los tantos centros de recepción de donaciones para asistir a los damnificados del temporal de la ciudad de La Plata. Hasta ayer a la tarde, cuatro camiones cargados con colchones, ropa, comida y artículos de higiene habían salido hacia la capital de la provincia, en donde fueron entregados a sedes de Cáritas Argentina y luego distribuidos a las familias que los necesitan.

 

“Esto es muy fascinante. Todo el país quiere participar. Empezamos a tener un desborde de generosidad que es conmovedor. Nosotros definimos esto como un abrazo a La Plata. Una manera de decirles que con esta catástrofe natural no están solos. Que estamos con ellos”, contó a este diario Juan Carr, titular de Red Solidaria, que se encontraba en el lugar.

“Esta es mi catástrofe número 18, salvo el terremoto en Chile no habíamos visto tantos fallecidos y cuando nos enteramos del número dijimos hagamos algo urgente y se nos ocurrió el camión como una improvisación. Nuestro pueblo tiene esta solidaridad increíble”, sostuvo Carr. “Hay también mucha delicadeza en la entrega. Gente que compra ropa o comida. Gente que planchó lo que trae para donar. Hay una entrega muy personal, muy sentida. La gente viene y te cuenta qué es lo que trae”, explicó el titular de la organización, y agregó que “hay una sensación de desolación tremenda después de una catástrofe. Por eso ya estamos empezando a pensar en la vuelta a casa. En la reconstrucción. La vuelta a casa es tremenda, todo está destruido, se rompió la compu, las fotos se arruinaron, la cama se destrozó. Es una sensación de mucha soledad. Queremos acompañarlos también es ese momento”.

Por último, Juan Carr remarcó que “mañana seguiremos acá desde las 8 de la mañana hasta las 20. El sábado también y estamos viendo qué hacer el domingo y la semana que viene”.

Walter Cozzetto, un vecino de Avellaneda, explicó que apenas se enteró de lo que se estaba armando en la Catedral, “no lo pensó ni un segundo” y se acercó al lugar. “Creo que todo esto debe servir como muestra de solidaridad para toda la sociedad, para que dejemos de pelearnos un poco”, dijo Walter. A su lado se improvisaba, mientras tanto, un pasamanos humano que unía la zona donde estaban los pilones de bolsas de ropa y colchones con el nuevo camión que hacía instantes había llegado. “No debería ser algo extraordinario, debería ser cotidiano. Esto es un gesto humano, algo que surge desde el espíritu. Ojalá que esto sirva como un mensaje en contra de la violencia”, indicó Walter.

Rubén Plaschinsky, coordinador de Scout Argentina, contó que “nos convocó Red Solidaria y vinimos. Esto es impresionante. Ahora estamos completando el cuarto camión y mañana seguiremos”. Algunos autos también se acercaban hasta la zona y desde los baúles entregaban bidones de agua mineral, comida, sábanas y artículos de higiene.

Iván Aurelio, un vecino de Almagro, fue otro de los cientos de voluntarios que después de donar lo que tenían se quedó para ayudar. “Me vine con la bici y en la mochila puse ropa y alimentos que dejé acá. Todo esto es muy espontáneo y ahora estoy embalado, no puedo parar”, dijo Iván. A su alrededor un grupo de chicos y chicas de Scout Argentina se encargaba de la clasificación de la comida. “Una vez que llegan las donaciones, las ordenamos según el rubro que sea: tocador, ropa, zapatos, limpieza y también agrupamos los alimentos”, contó Gonzalo De Vincezzi, un joven de Scouts Argentina que pertenece al grupo Madre Teresa de Calcuta.

Walter Bo, gerente de la empresa de transporte Puerto Nuevo que lleva materiales de perforación a los yacimientos y refinerías de YPF, organizaba ayer a la tarde en la Catedral el envío de donaciones con los camiones que puso a disposición del operativo.

“Soy colaborador de Red Solidaria y amigo de Juan Carr y en varias campañas hemos puesto las unidades para ayudar en momentos como éste, cuando la gente más lo necesita, tanto yo como mi hijo y los choferes, que también ayudan, y lo hacemos totalmente ad honorem”, dijo Walter.

Informe: Nicolás Andrada.

Ver nota completa:  http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-217355-2013-04-05.html

volver arriba
  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad
  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion