Felices Fiestas

Queridos hermanos scouts, un nuevo año esta concluyendo, y con él vienen los tiempos de reflexiones, balances y sueños renovados.

En estos ultimos dias muchas cosas han ocurrido, y como es normal, quizá los ultimos acontecimientos nos impidan recordar tantas alegrías y buenas acciones que desde aquella ceremonia de inicio de nuestro CANAPA se han sucedido unas tras otra, dejando una estela de sensaciones y experiencias que dificilmente olvidaremos. 

Canapa, Aullidos, Cien años de lobatismo, Sede oficial del Moot Interamericano 2021 en nuestro Sur Argentino, los Todos en Acción, y por supuesto la responsabilidad de tomar decisiones en un clima de absoluta democracia e institucionalidad. Todo esto y muchisimas cosas más fueron parte de nuestro año, en cada Grupo Scout y comunidad, con nuestros valores intactos, con nuestra capacidad de autocrítica y trabajo mancomunado, apostando siempre al dialogo fraterno y a la Paz.

Por eso para este cierre de año, quisimos elegir compartir con ustedes, unas palabras a modo de balance de año que el monje benedictino conocido y respetado por todos Mamerto Menapace escribió.

Que cada persona de nuestras familias scouts tengan un fin de año en paz y bien, y que aquellos que hoy les toca navegar en aguas agitadas se sientan seguros y acompañados por los demás hermanos de toda nuestra Asociación.  

Siempre Listos 

                                                                                              Juan Manuel Salvado                                                        Gerardo Mario Mattei
                                                                                               Director Ejecutivo                                                              Jefe Scout Nacional

Balance del año por Mamerto Menapace

 "Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son.

Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.

Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. "Ser feliz es una decisión", no nos olvidemos de eso.

Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas: -a aprender a amar -a dejar huella -a ser felices. En esas tres cosas debiéramos trabajar todos los días, el tema es cómo y creo que hay tres factores que ayudan en estos puntos:

-Aprender a amar la responsabilidad como una instancia de crecimiento. El trabajo sea remunerado o no, dignifica el alma y el espíritu y nos hace bien en nuestra salud mental. Ahora el significado del cansancio es visto como algo negativo de lo cual debemos deshacernos y no cómo el privilegio de estar cansados porque eso significa que estamos entregando lo mejor de nosotros. A esta tierra vinimos a cansarnos,.......

-Valorar la libertad como una forma de vencerme a mí mismo y entender que ser libre no es hacer lo que yo quiero. Quizás deberíamos ejercer nuestra libertad haciendo lo que debemos con placer y decir que estamos felizmente agotados y así poder amar más y mejor.

-El tercer y último punto a cultivar es el desarrollo de la fuerza de voluntad, ese maravilloso talento de poder esperar, de postergar gratificaciones inmediatas en pos de cosas mejores. Hacernos cariño y tratarnos bien como país y como familia, saludarnos en los ascensores, saludar a los guardias, a los choferes de los micros, sonreír por lo menos una o varias veces al día. Querernos. Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida. Nuestras casas independientes de los recursos se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.

Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia espiritual. Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos "antiguos", a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias. Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo, habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca.

Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican.

Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón. Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro".

Por Mamerto Menapace - monje benedictino

fiestas2016

Valora este artículo
(5 votos)
volver arriba
  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad
  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion