Cronicas de benficiar@

Un sueño, un Jamboree

Nuestro viaje hacia el Jamboree comenzó desde Tokyo.
Nos sentimos emocionados al viajar en el tren bala hacia Yamaguchi ya que era algo muy nuevo para nosotros.
Al llegar al punto de encuentro, nos encontramos con muchos hermanos scouts, con quienes compartimos e intercambiamos danzas. Estábamos ansiosos y emocionados por estar en el lugar que hace mucho tiempo esperábamos.
Caminamos y caminamos hasta nuestro sub campo, Northern Hub / Sub Campo Daisetsu. Apenas armamos todo queríamos ir a conocer este gran lugar.
Nuestra parcela la compartimos con tres chicos y su dirigente de Republica Dominicana pero también tenemos de vecinos a Finlandia, UK, USA y Japón.
Cuando nos despertamos los dirigentes nos dieron una noticia que nos sorprendió, íbamos a almorzar y luego de eso cenar, porque teníamos que estar preparados para la gran fiesta que nos esperaba. A la noche preparándonos para la apertura, ya festejando, nos pintamos las caras de celeste y blanco, los colores de nuestra bandera, y nos fuimos hacia la arena. Es hermoso ver nuestra bandera flameando arriba del escenario.

 
Durante la apertura conocimos un poco de la música tradicional de Japón y bailamos al ritmo de la canción de Jamboree, nunca olvidando a todos los que hicieron posible el hecho de que estuviéramos acá.
En nuestro primer día de actividad nos tocó el modulo Naturaleza, que consistía en una caminata de 8 km que finalizaba en el Monte Fujio. En el trayecto nos íbamos encontrando diversos retos, como dibujos de nudos que había que anotarlo y al final debíamos entregarlo para ganar el juego.
Sin dejar de lado el calor que hacía, tuvimos que hacer muchas paradas para hidratarnos. Pero después de caminar tanto pudimos llegar al monte, algunos subieron y otros no. Los que no subieron tuvieron una gran alegría, un gran gesto de amabilidad de una lugareña, que les regalo helados ya que los vio exhaustos por la caminata.
Por otro lado los chicos que subieron se enfrentaron a un largo ascenso en el monte. Al llegar a la cima también se llevaron una grande sorpresa, esta consistía en un tobogán gigante armado con rodillos metálicos. Podemos decir que fue muy divertido lanzarse por él. Luego de haber comido, los chicos descendieron y nos encontramos en un punto ya establecido. Sin perder tiempo nos enlistamos para volver al campamento. El cual nos tomó 45 minutos de caminata hasta llegar al Jamboree.

Después tan agotadora caminata llegamos al lugar y sin perder ni un minuto corrimos hacia las duchas e iniciamos un verdadero carnaval de agua.

Modificado por última vez en Viernes, 31 Julio 2015 09:25
volver arriba
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion

  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño
  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad