Apertura del distrito 04

El sonido de silbato anunció el comienzo de un nuevo año de actividades en el distrito 04. Eran las 9 de la mañana, un día que tentaba a llover, y sin embargo los ojos de los niños y jóvenes estaban llenos de ilusiones y esperanzas. La apertura realizada en el anfiteatro de la ciudad de Paraná, unió a los siete grupos scouts: Grupo Scouts San Roque González (Paraná), Grupo Scouts Juan XXIII (Paraná), Grupo Scouts Urquiza (Paraná), Grupo Scouts Juan Ramón Cavalleri (Santa Elena), Grupo Scouts Virgen de la Merced (Hernandarias), Grupo Scouts San Martín de Porres (Santa Elena) y el Grupo Scouts Inmaculada Concepción (Villaguay). Algunos se levantaron muy temprano para poder viajar, otros caminaron largos trechos para poder llegar.

La jornada se inició entre pinceles, pinturas y juegos. Muchas caras nuevas y otras ya conocidas se daban la bienvenida, los Caminantes y Rovers se distribuían en grupos para pintar el anfiteatro mientras los más pequeños se agrupaban para jugar. Empezaron las corridas, los pincelazos, las sonrisas y los típicos cantos scouts, haciendo que a pesar del clima se pueda disfrutar de una mañana a pleno.

En horas del mediodía, se hizo un espacio para comer y compartir. Además de intercambiar sus alimentos y bebidas, surgieron charlas en las cuales los colores de los pañuelos y las distancias no fueron obstáculo. Más tarde, todas las ramas tuvieron un momento de recreación y juegos en el anfiteatro que lucía sus nuevos colores. Luego, se dio comienzo a la misa y, desde los escalones, los diferentes grupos escucharon atentamente al padre. Se aprovechó toda la energía del lugar y el sonido del agua fue sinónimo de silencio, tranquilidad y paz.

A las 17hs se hizo la exposición de gritos alrededor de la bandera. Se presentaron los nuevos jefes de grupos, y los aplausos y cantos dieron fin a la ceremonia.

Se espera con mucho entusiasmo una buena jornada para éste año 2014.

Más en esta categoría: « ¡Asomate, che! Nuevos Grupos Scouts »
volver arriba
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion

  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad
  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño