z37

Ante la aprobación del Nuevo Código Civil y Comercial

Ante la reciente aprobación del Nuevo Código Civil y Comercial, creemos necesario recordar la postura y el aporte de la Iglesia Católica. Cuando se presentó el proyecto, el Poder Legislativo señaló el modo de participación e invitó a todos los que quisieran sumar su aporte en su elaboración. Valorando la iniciativa y la importancia del tema, la Iglesia Católica solicitó un espacio para presentar su colaboración en la Comisión  Bicameral creada a tal efecto.

 

 

Así, el 23 de agosto de 2012, el presidente de la CEA en persona expuso, en el tiempo que le fue concedido, el aporte de la Iglesia. Asimismo, la Conferencia Episcopal Argentina publicó un estudio bajo el título de: “Reflexiones y aportes sobre algunos temas vinculados a la reforma del Código Civil”, el 27 de abril de 2012. Destacamos, también, el fundado aporte presentado por la Universidad Católica Argentina, como la presencia de la Iglesia y demás instituciones en todas las audiencias del interior del país.

 

Éramos conscientes, como lo dijo el presidente de la CEA en su ponencia en la Bicameral, que no es tarea propia de la Iglesia elaborar leyes pero sí contribuir con su aporte: “Elaborar leyes para la sociedad es función del Estado, no de la Iglesia. Pero ella tiene la obligación de colaborar con la sociedad, esta certeza es lo que da razón a mi presencia en este marco de reflexión y de diálogo, en la búsqueda de aquellos principios morales objetivos que son el fundamento de toda obra legislativa, y que son “accesibles a la razón, prescindiendo del contenido de la revelación” (Benedicto XVI). La fe no se opone a la razón, concluía.

 

Con esta actitud de respeto y de colaboración hemos actuado y nos hemos manifestado públicamente ante toda la sociedad. De los aportes presentados valoramos que se hayan tenido en cuenta –entre otros- los referidos a la maternidad subrogada o “alquiler de vientres”; el deber de convivencia en el matrimonio; el reconocimiento de las iglesias y comunidades religiosas. También, el que se haya mantenido el reconocimiento del comienzo de la existencia de la persona desde la concepción.

 

Pero no podemos dejar de mencionar y de lamentar, sin embargo, el tratamiento dado a otros temas de gran relevancia que habíamos presentado. Nos referimos entre ellos al desigual tratamiento de los derechos de los niños según como hayan sido concebidos; al debilitamiento de la institución matrimonial; el desconocimiento del derecho de los niños a un padre y una madre; a la regulación de las técnicas de fecundación artificial.

 

Como Iglesia seguiremos dando testimonio de nuestro compromiso con la promoción de la dignidad de toda persona y con el bien común de la Patria que encomendamos a María, nuestra Madre de Luján.

 

 

COMISIÓN EJECUTIVA
Conferencia Episcopal Argentina

 

2 de octubre de 2014

volver arriba
  • La religión es una cosa bien sencilla: primero, amar y servir a Dios, segundo amar y servir al prójimo.

    Robert Baden-Powell
    La religion

  • El niño no aprende lo que los mayores dicen, sino lo que ellos hacen.

    Robert Baden-Powell
    El niño
  • La felicidad no procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera, ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil y así gozar de la vida cuando se es un hombre.

    Robert Baden-Powell
    La Felicidad