Caída notoria en la donación de sangre por el COVID.19

La donación de sangre disminuyó un 80% desde que comenzó el aislamiento por la pandemia por miedo al contagio del Coronavirus, lo que lleva a que  hospitales, clínicas y otros centros de salud estén en situación crítica de reservas.

            A pesar de que la donación de sangre es un acto apto para salir de los hogares, los posibles donantes elijen no hacerlo, mayormente, por miedo a contraer la enfermedad. Lamentablemente la demanda no disminuye, ya que las operaciones, los diversos tratamientos (oncológicos, partos, recién nacidos prematuros, entre otos) y las urgencias, como los accidentes, requieren de este insumo para poder brindar atención a quienes la necesitan.

            Actualmente hay procedimientos y protocolos aplicados para que la donación sea más segura que nunca. Una simple acción ayuda a muchas personas y, sobretodo, salva vidas. Es de los pocos elementos primordiales en el ámbito de salud que no puede fabricarse científicamente, la única forma de obtenerla es gracias a la donación de los voluntarios y a la difusión de quienes comprenden la importancia de este acto de amor anónimo.

            Desde hace muchos años se trabaja arduamente para promover la donación voluntaria y periódica de sangre, por medio de la concientización sobre la importancia de hacerlo. No sólo porque otros la puedan necesitar, sino porque uno mismo o un ser querido pueda requerirlo. Si una mínima fracción de la sociedad, aproximadamente un 5%, donara solamente dos veces al año se podría cubrir la totalidad de la demanda que hay. Y esto llevaría a que no se necesite hacer campaña de donante cuando alguien necesite someterse a algún tratamiento que necesite la sangre.

            Para poder ser donante debés ser mayor de 18 años (de 16 a 18 con autorización de padre/madre/tutor), pesar más de 50Kgs, gozar de buena salud llevar el DNI y NO IR EN AYUNAS, se debe desayunar sin grasas ni lácteos. La donación es muy sencilla y no lleva más de una hora: al llegar registrarán tus datos en el sistema, luego hay una breve entrevista con un profesional médico, el siguiente paso es tomarte la presión, y procedés a recostarte cómodamente en la camilla mientras la tecnología y el personal médico hace todo el trabajo. Para finalizar completás una planilla anónima que debes depositar en un buzón, y por último disfrutas de un rico desayuno y de la gratificante sensación de haber sido un héroe por salvar vidas.

            Por otro lado, las embarazadas, quienes se hicieron un tatuaje o un piercing en el último año, los mayores de 65 años sin certificado médico, y quienes realizaron prácticas sexuales de riesgo (por ej, sin usar preservativo) no pueden donar sangre pero pueden ser agentes multiplicadores. ¿Qué significa? Que pueden contribuir a la causa por medio de la difusión del mensaje de concientización y persuadir a sus allegados a que se acerquen a donar sangre.

            Para poder consultar el lugar más cercano para donar, podés consultar el siguiente sitio web: https://www.argentina.gob.ar/salud/donarsangre/donde.

Añadir comentario

Dejá una respuesta

Open chat
Whatsapp Oficina Nacional
A %d blogueros les gusta esto: